Hacía rato que Central Córdoba se debía, y le debía a su gente, un partido como el que jugó ayer en el Terrera. Con un gran nivel en gran parte del encuentro, aplastó 4 a 1 a Ferro Carril Oeste, por la vigesimocuarta fecha de la B Nacional.

El equipo de Gustavo Coleoni ganó, gustó y goleó, para quedar muy cerca de salir de la zona roja de los promedios y, de yapa, escalar al octavo lugar en la tabla de posiciones.

Leonardo Sequeira, Leandro Becerra, Osvaldo Miranda y Martín Minadevino marcaron para el local. Mientras que Nahuel Luján descontó para la visita, que terminó con nueve por las expulsiones de Pier Barrios y Reinaldo Alderete.

Arrancó con todo el local y a los 30 segundos ya tuvo la primera chance en los pies de Sequeira, que le quedó para la zurda y le dio desviado. Fue un aviso de lo que haría el delantero santiagueño, que tuvo a maltraer a la defensa del Ferro en todo el primer tiempo. Es que el juego del equipo de Coleoni se volcó sobre la derecha con las sociedades que armaban López, Zapata y Sequeira, muy picante en los metros finales.

Sobre los 23 volvió a tener una chance clara el local, otra vez con Sequeira, que llegó hasta el fondo por derecha, enganchó hacia adentro, se sacó dos hombres de encima y otra vez le quedó para la zurda, su pierna menos hábil, y Bailo contuvo su remate.

La apertura del marcador se hizo esperar, llegó sobre los 32’, esta vez la pelota le quedó justo para la derecha a Sequeira, dentro de la medialuna del área grande, y le dio con la parte de adentro del pie para ponerla abajo, junto al poste izquierdo de Bailo que no podía llegar.

Central no se conformó y siguió buscando. Y pudo ampliar de no ser por la gran labor de Bailo, que primero se lució con una doble tapada en sendos remates de Miranda y Sequeira. Y después contuvo, en dos tiempos, un remate débil de Becerra.

En la segunda mitad se empezó a animar un poco más el Ferro. Sobre los 9’, Zapata perdió en la salida por derecha (pareció falta), vino el centro al área y hubo un cabezazo apenas desviado de Castillejos.

Dos minutos más tarde volvió a llegar Central. Contra rápida de Becerra (otro que tuvo un gran partido) por el medio, se fue abriendo hacia la izquierda y al llegar al área sacó un remate cruzado que pasó muy cerca del palo izquierdo de Bailo.

A los 12’ llegó la expulsión de Pier Barrios (frenó con el codo una arremetida de Miranda), pero un minuto después casi empata el visitante: apareció Fornari por izquierda, llegando hasta el fondo y sacando y un potente remate que rechazó Calviño.

El partido ya era de ida y vuelta, pero el que volvió a pegar fue el dueño de casa. Sobre los 16’ Miranda no pudo con Bailo, pero sí Becerra en el rebote para poner el 2 a 0 que parecía darle un respiro mayor al anfitrión.

Pero a pesar del hombre de menos y los dos goles de desventaja, Central comenzó a sufrir el partido. Porque sintió el gran desgaste de los 65 minutos anteriores y porque Ferro se vino con todo. A los 21’ avisó Ojeda, tras una buena combinación con Luján, con un remate que Calviño mandó al córner tras resolver bien el mano a mano. Y a los 22’, de ese córner, recibió Luján el toque corto, se hamacó dos veces ante su marcador y sacó un derechazo cruzado imposible para Calviño: 2-1. Tras soportar unos minutos de asedio, Central volvió a dominar y a los 43’ Miranda, con una definición poco ortodoxa, puso el 3-1. Y a los 47’, González asistió a Minadevino en un tiro libre preparado que selló el 4-1 con un zurdazo bajo.




-Info y Foto: El Liberal



Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours